FinTech, productividad y motivación.

6 abril, 2016 - 3 minutes read

mobile-banking-fintech-growth
Leemos en los últimos meses un creciente interés de los bancos en saltar al mundo 2.0, amenazados por la llegada a su sector de empresas como paypal, google, amazon y demás rivales inesperados. De repente y sin previo aviso los anuncios de aplicaciones para operar desde el móvil son incesantes y nos prometen un cambio de paradigma casi mesiánico en nuestra manera de operar con la banca. Surgen así, desde Enero, imagin bank, las app de Abanca, BBVA, Santander, Sabadell…

Este nuevo escenario, unido a los planes de cierre de oficinas y el despido de miles de empleados, se produce provocado por la necesidad de aumentar los niveles de solvencia y productividad exigidos por Bruselas, así como la fuerte amenaza de las FinTech.

Si hablas con directivos de Banca, su discurso se centrará en la modernización de sus sistemas operativos a nivel interno y de sus planes de digitalización para que sus operaciones se realicen a través del móvil, claro que en muchos casos las inversiones a nivel interno son tan ajustadas que no consiguen su propósito, y vuelven a sistemas operativos obsoletos, poco ágiles y que atascan aún más.

Si hablas con empleados de banca (da igual el Banco) te dirán que han sufrido recortes de plantilla que han provocado que las oficinas trabajen con menos personal que antes. El cierre de unas oficinas ha concentrado sus clientes en otras oficinas más grandes pero operadas con menos personal. Con este panorama, la carga de trabajo se ha multiplicado notablemente y las perspectivas son desoladoras.

En España 55.000 empleados de banca han sido despedidos en los últimos años y ahora se anuncian otros 35.000 (guau…). Hay entidades que anuncian que prescindirán de uno de cada tres empleados en uno o dos años. No hace falta ser muy empático para ponerse en la piel de estos empleados y pensar en la motivación que tienen en estos momentos…

Demasiado rápido todo. No se puede acometer un cambio de modelo de negocio tan radical en tan poco tiempo.

Con la motivación de los empleados por los suelos y la inmensa mayoría de los clientes (un 77% según PwC) no muy confiados en operar por el móvil en los próximos cinco años, los resultados a corto plazo no tienen buena pinta.

Las FinTech han llegado aquí para quedarse y sin duda afectan a los resultados de la banca y sus previsiones de crecimiento a largo plazo hacen que, efectivamente, haya que iniciar un proceso de cambio de modelo productivo que se adapte y compita con estas empresas tecnológicas.

Pero todo esto no es incompatible con la motivación. Prestar más atención a sus embajadores de marca, sus empleados, y competir con las FinTech es compatible y necesario.

Please follow and like us:
1 Comment
  1. Mara
    6 abril, 2016Responder

    Totalmente de acuerdo. Nadie se preocupa en medir el impacto de la desmotivacion. Sin duda tendrían que pensar en incluir RRHH en las estrategias de rentabilidad.

Join the conversation

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Deja un comentario