Por qué los gestos y el ux design serán la próxima revolución en el diseño

7 noviembre, 2018 - 5 minutes read

Desde que Siri se introdujo en 2010, el mundo ha estado cada vez más enamorado de las interfaces de voz. Cuando necesitamos ajustar el termostato, se lo pedimos a Alexa. Si queremos poner una película, le pedimos al control remoto que la busque.

Según algunas estimaciones, para fines de 2017, unos 33 millones de dispositivos habilitados para voz se habían registrado para servicio en hogares estadounidenses y según el estudio de Adweek, en el año 2021 alrededor del 30% de las búsquedas en la red se harán sin pantalla, es decir, sólo por voz.

Usando una serie de gestos, entrenamos algunos dispositivos en nuestra oficina para responder a nuestras señales y ajustar las luces y la música.

Usando una serie de gestos, entrenamos algunos dispositivos en nuestra oficina para responder a nuestras señales y ajustar las luces y la música.

Pero hay limitaciones a las interacciones habilitadas por voz y al diseño de usuario, ux design. Son lentos, da algo de vergüenza usarlos si hay gente alrededor, y requieren frases incómodas como “De acuerdo, Google” o “Oye, Siri”.  Afortunadamente, sin embargo, solo hablar ya no es nuestra única opción, ni la mejor.

El nuevo iPhone introdujo una cámara que puede percibir tres dimensiones y grabar una profundidad para cada píxel, y los dispositivos domésticos como el Nest IQ y Amazon Echo Look ahora tienen sus propias cámaras. Combinadas con redes neuronales que aprenden y mejoran con más datos de entrenamiento, estas nuevas cámaras crean una nube de puntos o un mapa de profundidad de las personas en una escena, cómo están posando y cómo se mueven.

Asistente de voz

Asistente de voz

 

Las redes pueden entrenarse para reconocer a personas específicas, clasificar sus actividades y responder a los gestos desde lejos. Juntas, las redes neuronales y las mejores cámaras abren un espacio completamente nuevo para el diseño gestual y los modelos de interacción basados ​​en gestos.

Estas nuevas opciones plantean la pregunta: De las modalidades de interacción existentes (hápticas (tacto), sonido (voz) y visión (gesto)), ¿cuál es la mejor, cuándo y por qué? La respuesta es, dependiendo de su entorno y de su uso. Cuando estás buceando, esquiando, o dirigiendo el tráfico en la cubierta de un portaaviones, el canal auditivo no está disponible, por lo que el gesto o el tacto se vuelven esenciales.  En una sala de operaciones, las manos de un cirujano son estériles; no puede hojear los escáneres de radiología, solo la voz y el gesto están disponibles. Si estás dirigiendo una orquesta o en una incursión militar, no puedes dar órdenes con la voz, por lo que volvemos al gesto.

Si pensamos en ello, podemos deducir que existen cuatro razones para optar por el gesto sobre la voz o el tacto:  

Velocidad: si necesita ser rápido, los gestos son mucho más rápidos que las oraciones.

Distancia: si necesita comunicarse desde el otro lado de la habitación, el gesto es más fácil que manejar el volumen.

Léxico limitado: si no tienes mil cosas que decir, los gestos funcionan bien. Cuanto menor sea el conjunto de gestos para un contexto dado, más fácil será recordar. (Pulgar hacia arriba / pulgar hacia abajo, por ejemplo.)

 Expresividad sobre la precisión: los gestos son adecuados para expresar la prominencia emocional. Un conductor musical comunica un ritmo y un tempo, pero también mucho más: dolco, marcato, confianza, tristeza, anhelo y más.

 Es emocionante imaginar una nueva categoría de productos que aprovechará la sutileza, la expresividad y la velocidad de los gestos.

¿se te ocurren más usos para los gestos?  Me encantaría conocer tus ideas.

 

Quieres saber más? en este artículo de hablamos de la importancia de mantener la coherencia entre las políticas de RRHH y el Branding de la compañía.

 

 

Please follow and like us:
0 Comments
Join the conversation

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Deja un comentario