Lo normal: Una mujer disfrazándose de hombre para tener los mismos derechos.

8 marzo, 2018 - 5 minutes read

mujer-hombre-dia-internacional-mujer-ivan-jimenez-pereda

Esto es lo que tuvo que hacer Concepción Arenal en 1849 para poder estudiar Derecho en la Universidad de Madrid (Concepción no es la de la foto evidentemente).

Hace tiempo que no escribo en este foro y precisamente he elegido este día para hacerlo. El día Internacional de la Mujer. El tema es muy delicado y produce mucha susceptibilidad, y esto es ya persé un síntoma de que las cosas no están como deberían estar.

Recuerdo un programa de Jordi Évole en el que preguntaba al Gerente de una empresa si contrataría a una mujer embarazada. El hombre miró a Jordi con perplejidad y le respondió: y por qué no? Era Noruego.

No estoy diciendo que en Noruega no exista el machismo, lo desconozco completamente, pero haz esa pregunta en España. Pregunta a cualquier gerente o responsable de RRHH si contrataría a una mujer conociendo desde la entrevista que está embarazada.

Aquí es donde aparece el problema, en la educación desde la raiz. Si les preguntas dirán que no hay problema, que si es la persona adecuada para el puesto no pasa nada, bla bla bla, bla bla bla… o puede decirte también, Hombre, pués si encuentro a otra persona que vale igual y no está embarazada …

“Lo normal”.

Todos sabemos quedar bien. A preguntas incómodas, respuesta políticamente correcta, y en redes sociales más. Este es, para muchos, un tema complicado. Para mí es muy sencillo. Todos deberíamos tener los mismos derechos y punto.

“Todos deberíamos tener los mismos derechos y punto.”

No se trata de si somos iguales o diferentes, de hecho en mi opinión somos muy diferentes. Para empezar por algo obvio, los hombres ni gestamos, ni damos a luz, ni amamantamos, y ese es ya de por sí un elemento “bastante“ diferenciador. Ni todos los hombres son iguales entre ellos, ni todas las mujeres son iguales entre ellas, pero todos merecemos exactamente los mismos derechos y este es el punto clave. DERECHOS.

He hablado del embarazo por poner un ejemplo muy evidente, pero que pasa con el Techo de cristal, con los sueldos, con la conciliación, con la uniformidad y el maquillaje obligatorio en el puesto de trabajo (este tema ocuparía otro post), con los juguetes para niños y niñas? con los azules para ellos y los rosas para ellas? que pasa con las mujeres que se tienen que esforzar más conseguir menos… la lista es interminable y las responsabilidad es de todos.

“que pasa con las mujeres que se tienen que esforzar más para conseguir menos”

Existen gran cantidad de “normalidades” que ponen a la mujer en un escalón (o varios) más bajo que el hombre, con las que convivimos a diario y no hacemos nada. Parece que no aprendemos de nuestros errores, parece que solo prestamos atención a ciertos temas durante unos días, o minutos, y luego volvemos a la “normalidad”.

Hay quién “justifica y defiende” la igualdad diciendo que a la larga sería más productivo para las empresas. En serio? Y qué pasa? Si no fuera productivo dejaría de ser útil? A veces me da la sensación de que muchos hablan por boca de otros sin estar convencidos de lo que dicen y es peor el remedio que la enfermedad.

En mi opinión, esta desigualdad diaria y omnipresente solo acabará completamente cuando se eduque a los más pequeños desde la infancia y cuando estos niños crezcan y eduquen a sus hijos con esos valores tan evidentes. Pero qué pasa hoy?, qué podemos hacer nosotros ahora para que no se tenga que hablar más de este tema?,

qué podemos hacer para que esta “normalidad” deje de ser lo normal?

Muy fácil, hacer lo correcto a diario desde ya.

Please follow and like us:
0 Comments
Join the conversation

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Deja un comentario